LA CRIANZA

CONDICIONES AMBIENTALES

La nave de barricas está acondicionada por medios naturales, aislamientos (calor/frío) y silencio para hacer dormir al vino, lejos de perturbaciones, de la luz, manteniendo la temperatura y humedad en óptimos valores y mínimas oscilaciones en sus valores.

Zona optima:    Temperatura 13º – 15º C    Humedad  70% – 75%

Está segunda fase de la elaboración regulada por un control de datos analíticos y organolépticos (cata), con trasiegos oportunos y aireaciones suficientes consigue desarrollar toda la potencialidad rápida y aromática del vino. Después de los trasiegos oportunos y de una suave clarificación, el vino pasa a dormir en botella.

Con esta segunda fase se consigue que los parámetros:

PH, aroma, color, sabor, contenido en alcoholes, extracto seco, etc. alcancen sus mejores niveles y su exaltación de su potencialidad

Como hemos indicado, el control de estos parámetros, nos darán los mejores caldos , en color, aroma y sabor, aunque no es suficiente control, pues encierra ciertas dificultades, ya que este caldo debe polimerizar entre márgenes muy estrechos de distintas variables. Por descontado, para conseguir los mejores valores, hay que partir de la mejor uva de tierras en composición equilibrada, cepas viejas de poca producción y añadas de muy buenas a excelentes.