TIERRA Y CLIMA

LA CONJUNCIÓN IDONEA

Es necesario que el clima acompañe, pues la cantidad de litros de lluvia que deben caer en cada etapa del desarrollo de la añada, es fundamental, pudiéndolo regular aportando el suplemento necesario de agua, si el Consejo Regulador así lo determina.

De igual manera, una buena añada (cosecha) siempre está marcada por las ‘horas de sol’ (índice heliotérmico) y temperatura, que también debe hacer en cada etapa del desarrollo foliar y del racimo, y ya en los últimos meses es necesario tener noches frías para conseguir una maduración y tamaño del grano adecuada.

Es una fortuna que el clima acompañe cuando las temperaturas entre el día y la noche no difieran más de 15 grados.

La Rioja, comarca de tierras que engloban parte de las provincias de Alava (Rioja Alavesa), Navarra y Comunidad de La Rioja (Rioja Alta, Rioja Baja) tiene una climatología excelente para que la vida de la vid, se desarrolle uniformemente.

Sus tierras en ambas márgenes del Río Ebro, compuestas por mezclas de terrenos, arcillas calcáreas en Rioja Alavesa y arcillo ferrosos y aluviales en el resto, son sin lugar a dudas la base fundamental para que hermanadas nos den los caldos excelentes, conocidos en el mundo entero.

RIOJA

Tres comunidades hermanadas

Esta pequeña franja de terreno, con influencia atlántica y mediterránea de solo 65.000 hectáreas de viñedo y su climatología, conforman la vida de la gente de la comarca de La Rioja, alaveses, navarros y riojanos, de carácter abierto, alegre, acogedor, amigos de los amigos y como escribió el poeta Gonzalo de Berceo.

‘bien valdrá, como creo,
un vaso de bon vino’

Nuestra Rioja, atravesada por el Camino de Santiago, caminar de peregrinos, procedentes de todas partes del mundo, de todas las razas, es tierra de todos y para todos y estos peregrinos saben muy bien que al llegar a Logroño les espera.

‘un vaso de bon vino’