NORMATIVA D.O.C RIOJA

Principales normativas del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja.

El reglamento del consejo Regulador de la DOC Rioja es muy riguroso, veamos los puntos principales:

I – Zona de Producción:

Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa.

Dentro de cada zona están incluidas las poblaciones citadas en el reglamento y que pertenecen a:

Rioja Alta: Poblaciones de la Comunidad autónoma de La Rioja, además del término municipal de Miranda de Ebro (Burgos), denominado “el Ternero”.

Rioja Baja: Poblaciones de la Comunidad autónoma de La Rioja y otras poblaciones de la comunidad autónoma de Navarra.

Rioja Alavesa: Algunas poblaciones de la Provincia de Álava.

II – Variaciones autorizadas:

La elaboración de los vinos protegidos se realizará exclusivamente con uvas de las siguientes variedades: Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo, entre los tintos, y Malvasía, Garncha Blanca y Viura, entre los blancos.

III – Densidad de plantación:

Será obligatoriamente de 2.850 cepas por hectárea, como mínimo y de 10.000 cepas por hectárea como máximo.

IV – Riego:

Queda autorizado el riego del viñedo a lo largo de su ciclo vegetativo, si bien su práctica durante el periódo comprendido entre el 15 de Agosto y la vendimia, se realizará exclusivamente con sistemas localizados, solicitando su realización y previa inspección del Consejo Regulador, quedando prohibidas otras prácticas en ese periódo.

V – Los sistemas de conducción y de poda del viñedo serán los siguientes:

a. Vaso tradicional y sus variantes.
b. Doble cordón.
c. Vara y pulgar.
d. Cordón simple o unilateral.
e. Doble Cuyot, para las variedades blancas exclusivamente, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Verdejo, Maturana Blanca, Tempranillo Blanco y Turruntés.
Para las variedades blancas Chardonnay, Sauvignon Blanc, Verdejo, Maturana Blanca, Tempranillo Blanco y Turruntés; la carga mínima será de 16 yemas por cepa, para la variedad Garnacha será de 14 yemas por cepa, y para el resto de variedades será de 12 yemas por cepa.

VI – Regulaciones de vendimia; normas de campaña.

La vendimia se realizará exclusivamente con partidas de uva sana, dedicando a la elaboración de vinos protegidos, las uvas con un grado alcohólico volumétrico (% vol) natural mínimo de 11 % vol. para las uvas tintas y de 10 % vol. para las uvas blancas, separando las uvas tintas de iuvas blancas.

El Consejo Regulador podrá determinar la fecha de iniciación de la vendimia y adoptar acuerdos sobre el transporte de la uva vendimiada.

VII – Tarjeta de viticultor:

El Consejo Regulador expedirá a los titulares de los viñedos inscritos, la correspondiente tarjeta de viticultor, de carácter personal e intransferible, que registrará las entregas de uva realizadas y servirá de instrumento de control.

VIII – Rendimientos mínimos de producción:

La producción mínima admitida por hectárea será de 6.500 kg de uva para las variedades tintas, y de 9.000 kg para las variedades blancas. En función de las circunstancias de la campaña, el Consejo Regulador podrá reducir la producción máxima admitida por hectárea, hasta 5.525 kg. por hectárea, para las variedades tintas, y 7.600 kg para las variedades blancas. Además, dentro de los límites expresados en los apartados anteriores, el Consejo Regulador podrá fijar en cada campaña, un margen de desviación productiva atribuible a circunstancias climatológicas.

IX – Plantaciones:

Para la autorización de nuevas plantaciones, replantaciones y sustituciones en terrenos o viñedos situados en la zona de producción, será preceptivo el informe del Consejo Regulador a efectos de su inscripción en el registro correspondiente.

X – Prácticas de elaboración. Rendimiento de transformación.

Las técnicas de manipulación de la uva, el mosto y el vino, el control de la fermentación y el proceso de conservación, tenderán a obetener productos con la adecuada calidad y tipicidad.

En la producción de mosto y su separación de los orujos, se aplicarán presiones adecuadas, de forma que el rendimiento no sea superior a 70 litros de vino por cada 100 kg de uva de vendimia.

Este límite podrá variarse hasta un máximo de 74 litros y un mínimo de 66 litros, según criterios que fije en Consejo Regulador en cada campaña, por climatología o técnicas de producción.

Queda prohibido el uso de máquinas estrujadoras de eje vertical, el precalentamiento de la uva y el calentamiento de los mostos o vinos en presencia de orujos, para la extracción de materia colorante.

Tampoco se podrán utilizar trozos de madera de roble en la elaboración y posteriores procesos, incluido el almacenamiento.

XI – Proporción de variedades de uva, según el tipo de vino:

Vinos tintos: En los vinos tintos, elaborados con uva desgranada, deberá emplearse como mínimo, un 95% de uva de las variedades Tempranillo, Garnacha tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana tinta. En los vinos tintos elaborados con uva entera, este porcentaje será como mínimo del 85 %.

Vinos blancos: En la elaboración de vinos blancos se emplearán exclusivamente uvas de las variedades Viura, Garnacha blanca, Malvasía, Maturana blanca, Tempranillo blanco y Turruntés. Asimismo se emplearán uvas de las variedades Chardonnay, Sauvignon blanc y verdejo, si bien ninguna de estas podrá ser predominante en el producto final.

Vinos rosados: se emplearán un mínimo del 20 % de uvas de las variedades Tempranillo, Garnacha tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana tinta. En el caso de que se empleasen las variedades Chardonnay, Verdejo o Saugvinon blanc, habrá de tenerse en cuenta la limitación establecida en el párrafo anterior.

XII – Envejecimiento de los vinos:

La zona de envejecimiento será la indicada en el punto primero, dónde se describen las poblaciones incluidas en el punto del proceso productivo de la DOC Rioja.

Vinos de crianza: Estos vinos se someterán al sistema mixto de envejecimiento en barricas de roble de 225 litros, de forma continuada y sin interrupción, durante un año, como mínimo para los vinos tintos y durante seis meses, como mínimo para los vinos blancos y rosados, seguido y complementado con envejecimiento en botella.

Estos vinos no podrán salir a la venta antes de su segundo año de la cosecha, a partir del vino de Octubre.

Vinos de reserva y Gran Reserva: sólo podrán utilizarse vinos de añadas concretas, que hayan adquirido una armonía en el conjunto de sus cualidades organolépticas y riqueza aromática destacada.

Reserva en tintos: envejecimiento en barrica de roble y botella, mínimo de 36 meses, con una crianza mínima en barrica de roble de 12 meses.

Reserva en blancos y rosados: envejecimiento en barrica de roble y botella, mínimo de 24 meses, con una crianza mínima en barrica de roble de 6 meses.

Gran Reserva en vinos tintos: envejecimiento de 24 meses mínimo, en barrica de roble, seguida de envejecimiento en botella de mínimo 36 meses.

Gran Reserva en vinos blancos y rosados: envejecimiento en barrica de roble y botella, de un periódo total de 48 meses como mínimo, con una duración mínima en barrica de roble de 6 meses.

XIII – Calificación y características de los vinos:

Todos los vinos obtenidos en la zona de producción de bodegas inscritas, para poder hacer uso de la DOC Rioja, deben superar un proceso de calificación de acuerdo con lo dispuesto en el título VI del reglamento.

El proceso de calificación se efectuará por partida o lote homogéneo y realizado por el Consejo Regulador.

Los vinos amparados por la DOC Rioja son; tintos, rosados y blancos, con una graduación alcohólica adquirida mínima de 11,5% vol. para los tintos y de 10,5% vol. para los blancos y rosados.

Queda prohibida la mezcla de estos vinos, para la obtención de otro tipo de vino resultante.

La acidez volátil de los vinos de la campaña, se expresa en ácido acético y no podrá superar 0,05 gr/l por cada grado de alcohol adquirido, salvo en el caso de los vinos blancos y rosados dulces, para los que se fija un límite de 1,5 gr/l. Los vinos de edad superior a un año, no podrán superar 1 gr/l hasta 10% vol. y 0,06 gr/l por cada grado de alcohol que exceda de 10% vol.

La acidez total de los vinos, no será inferior a 3,5 gr/l de ácido tartárico.

Los vinos protegidos y dispuestos para el consumo, no podrán sobrepasar los límites máximos de anhidrido sulfuroso total que se citan a continuación; vinos blancos y rosados con menos de 5 gr/l de azucares, 180 mg/l; vinos tintos, con menos de 5 gr/l de azúcares, 140 mg/l.
Vinos blancos y rosados, con 5 gr/l o más de azúcares, 240 mg/l.
Vinos tintos, con 5 gr/l o más de azúcares, 180 mg/l.

Estos vinos de DOC Rioja, para poder llevar el nombre de las subzonas o el de una zona geográfica menor, debe reunir las siguientes condiciones analíticas:

Rioja alta y Rioja alavesa
Tintos 11% vol. grado alcohólico
Blancos 11% vol. grado alcohólico
Rosados 10% vol. grado alcohólico

Rioja Baja
Tintos 12% vol. grado alcohólico
Blancos 11,5% vol. grado alcohólico
Rosados 11% vol. grado alcohólico

Los vinos “reserva” y “Gran reserva”
Tintos 12% vol. grado alcohólico
Blancos 11% vol. grado alcohólico
Rosados 11% vol. grado alcohólico

Los vinos calificados deberán mantener las cualidades organolépticas, especialmente en cuanto a color, aroma y sabor. Si se constata alguna alteración, en detrimento de la calidad, o que en su elaboración o crianza se hayan incumplido los procesos de este reglamento, será descalificado por el Consejo Regulador.

XIV – Registros:

Se llevarán los siguientes registros por el Consejo Regulador.

a) Registro de vinos: Se inscribirán todos aquellos situados en la zona de producción de las áreas citadas, cuya uva pueda ser destinada a la elaboración de vinos protegidos, figurando todos los datos necesarios de propiedad, término municipal, etc.

b) Registro de bodegas de colaboración: se inscribirán todas aquellas situadas en la zona de producción en dónde se vinifique exclusivamente uva o mosto procedente de viñas inscritas en el registro citado y que cumplan todos los requisitos del reglamento.

c) Registro de bodegas de almacenamiento: se inscribirán todas aquellas situadas en la zona de producción, las cuales se dediquen exclusivamente al almacenamiento de vinos amparados por la DOC Rioja. Figurarán como en el caso anterior, todos los datos del registro de la empresa correspondiente.

d) Registro de bodegas de crianza: se inscribirán todas aquellas situadas en la zona de crianza, que se dediquen al envejecimiento de vinos dentro de la DOC Rioja.

e) Registro de bodegas embotelladoras: se inscribirán todas aquellas situadas en la zona de producción, que se dediquen al embotellado de vinos agrupados por la DOC Rioja.

XV – Derechos y obligaciones para el uso de la DOC Rioja:

Todos estos derechos y obligaciones, figuran detallados minuciosamente en el reglamento Capítulos VII – IX; siendo normas que exceden de la sana  intención de divulgar el reglamento de la DOC Rioja, para su mayor conocimiento y en consecuencia su mejor ejecución para obtener unos vinos de calidad de esta tierra que es La Rioja.